Blogia
Francisco Velasco. Abogado e historiador

LA ALDEA CATALANA

 

EL CONTENIDO DEL BLOG SE PUBLICA TAMBIÉN EN LA WEB

http://franciscovelascoabogado.blogspot.com.es

 La aldea global que recreara McLuhan se catalaniza en el territorio del nordeste de España. Allá por donde la península ibérica besa el Mediterráneo y se roza con los Pirineos, la aldea no es global. Es tribal. Su endogamia alcanza niveles de enfermedad genética. El presidente de su Administración autonómica es, en  realidad, el jefe del poblado. Todo pasa a su través y lo que él rechaza, no existe.

 

Las libertades rigen cuando los dioses de la tierra así lo deciden. Los hechiceros pululan a su antojo. La prensa sigue al pie de la letra los dictados del señor. Pocas veces una democracia ha sentido las zarpas de la dictadura y de la oligarquía con tanta fiereza. El caso Pallerols constituye un ejemplo de la cerrazón gobernante y del sometimiento de las instituciones a la corrupción extendida. Un simple ejemplo cuya instrucción se ha desarrollado durante más de una década.

 

Si la prensa local ha silenciado como muerta el pacto logrado entre la Fiscalía y el partido Unión Democrática, es porque la otra cara de la Generalitat, léase Convergencia, así lo ha ordenado. Ni una palabra. Ni un titular. Ni una portada. Ni una opinión. Ni un editorial. Silencio. Ley de la omertá. El que hable, tiene los días contados. La Vanguardia y el Periódico de Cataluña no han dicho mu. Se arriesgan  a que el grifo de las subvenciones se cierre definitivamente. Las noticias han de pasar la censura previa del conceller de turno.

 

En tanto, el esclarecido Durán Lleida zigzaguea en Madrid con amenazas separatistas. En vez de dimitir por la confesión de culpabilidad de su partido, el visir de Mas saca su sonrisa de hiena para advertir al Gobierno de la Nación que ojos que no ven, corazón que no siente la ruptura.

 

En esta España de corrupciones miles, los catalanes juegan al parchís de la extorsión. Como me metas en la cárcel a mis amigos, me como Gerona y tiro porque me toca. Después, Tarragona. Y así sucesivamente. Mientras, el Estado se esconde en las trincheras y concede y otorga y regala y hace punto de cruz. Lo que le pidan. A sus pies.

 

La aldea global es España. Cataluña vive los rencores dictatoriales del franquismo más repugnante. Si no hay libertad de prensa, la expresión democrática no existe. Ahora resulta que Cuba no es un producto castrista, sino resultado de las botas claveteadas de una familia de derechas nacionalista.

 

Un saludo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres