Blogia
Francisco Velasco. Abogado e historiador

NO LO ENTIENDO

Que la prensa se haya hecho eco del comunicado sobre la inminente muerte de Adolfo Suárez, sí lo entiendo. Lo que no entiendo es el comunicado del hijo sobre la inminencia de la muerte del expresidente.

 

Nunca me gustó nombrar a la parca. Si llega, aquí estamos todos. Pero de anuncios, ni uno. Hasta ahí podíamos llegar. Las honras fúnebres no pueden realizarse en vida. O se espera que la guadaña corte la vida o llamamos al diablo antes de tiempo.

 

Y si la medicina levanta una barrera, qué. Y si la llamada de la inmediatez no encuentra línea, qué. Y si el desenlace se retrasa por fortuna, qué. Qué. Uno entiende la aflicción del hijo. Pero no sostiene su rueda de prensa.

 

Hay que ser optimista. Dentro del realismo que la edad y la enfermedad imponen. El día del fallecimiento, que llegará, habrá tiempo para llorar por el político excepcional que fue. Ahora, no. Mientras hay vida, la esperanza existe.

 

Estoy harto de malos augurios. Adolfo Suárez vive. Rodeado de cariño. Pues eso. No nos adelantemos. Disfrutemos de su presencia antes que de su recuerdo.

 

Un saludo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres