Blogia
Francisco Velasco. Abogado e historiador

SECANTES Y NO TANGENTES

 

 A diferencia de la tangente (tangentópolis), que toca en un punto a la circunferencia, la secante corta a esa circunferencia en dos puntos. La enorme circunferencia desprovista de ética que es la Junta, sufre los efectos devastadores de los mangazos espectaculares de los sindicatos mayoritarios en el punto ugt y en el punto cc.oo. Por mucho que los dirigentes psoecialistas quieran irse por la tangente, la verdad es que la concesión indiscriminada de subvenciones a las organizaciones hermanas de su izquierda carterista constituye toda una secante. Una gran secante, fastidiosa y molesta, que gasta a manos llenas el líquido del caudal dinerario de los andaluces.

 

En este contexto de geometría financiera y política, es importante discernir una línea de otra. Así, el señor Gracia, presidente del Parlamento andaluz, no es partidario de que esa institución investigue al sindicato amigo. Es inadecuado, sostiene el prócer, que la Cámara se posicione acerca del uso fraudulento de fondos públicos. He ahí la primera premisa secante: que se admite el fraude. La segunda premisa, la tangente, es obvia: el partido de Chaves, Griñán y Susana rechaza cualquier pesquisa en este sentido a fin de que los detectives no señalen con el dedo el punto de unión entre la Junta y las organizaciones de índole mafiosa que vaciaron las arcas del pueblo a base de expedientes irregulares de despido, de inversiones a pérdida segura, de préstamos cajistas inverosímiles o de ayudas a la exportación e importación de basuras kilométricas entre la república bananera del Chollistán y el territorio feudal del Psoe.

 

La tangentópolis fue un escándalo de origen italiano que salió a los medios en 1992. Se trataba de un soborno continuado en toda regla en el que estuvo involucrado el difunto Bettino Craxi, primer ministro del país que había ganado las elecciones encabezando las listas del PSI, el Partido Socialista de Italia. El gran tenor de la cantata subsiguiente fue Chiesa, a la sazón presidente de un orfanato milanés. Reparen en la analogía o en el paralelismo con Luis Roldán y la desaparición de fondos del orfanato de la Guardia Civil. El aria de Chiesa provocó la condena de un montón de peces gordos de la política del país transalpino, algunos de los cuales prefirieron el suicidio antes de exponerse a la “vergogna”. Craxi tuvo que largarse con viento fresco, acompañado por Forlani, líder de la derecha demócrata cristiana.

 

Conocedor de la historia, Gracia entiende que el Parlamento está para investigar las responsabilidades políticas de la Junta, pero no las posibles fechorías de UGT, que es ajena al Gobierno autonómico. Mentira, señor Gracia. UGT es tan propia a la Junta que ésta ha venido pagando al sindicato viajes, fiestas, comilonas, pancartas y otras chucherías a partir de facturas falsas y de subvenciones millonarias jamás supervisadas. Fíjese si existe responsabilidad política. Empezando por usted que quiere huir de la quema –por la tangente- valiéndose de un subterfugio pueril.  

 

Un poco de respeto a la inteligencia de los ciudadanos. Un mínimo de coraje. Una pizca de solidaridad con los desahuciados, los desempleados y quienes están deseosos de justicia. A ver si de alguna vez, quedamos hartos. Satisfechos.

 

Un saludo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres