Blogia
Francisco Velasco. Abogado e historiador

EL QUE TIENE BOCA NO SIEMPRE SE EQUIVOCA

 

EL CONTENIDO DEL BLOG SE PUBLICA TAMBIÉN EN LA WEB

http://franciscovelascoabogado.blogspot.com.es

 Los rinconetes y cortadillos crecen como mala hierba. De uno y otro sexo. Fíjense en el dicterio de Amy Martín y su imbricación en el asunto Mulas y el Psoe. No está mal la excusa. Significativa pero no brillante. Decorativa mas en absoluto original. Mayor nivel alcanza la disculpa dela señora Azorit, exalto cargo de la Junta de Andalucía, y del señor Soto, dignísimo responsable de Comisiones Obreras. La Fiscalía acusa a ambos de malversación y de otros delitos. Una injusticia, claro está, que por una subvención miserable de varios cientos de miles de euros, dos personas tan honradas y tan volcadas en el servicio al pueblo, tengan que enfrentarse a pamplinas de la ley.

 

Todo es un error, advierte el sindicalista. Un simple error contable. El consejero principal de los fraudulentos expedientes de regulación de empleo, el señor Fernández, había concedido al sindicato cien milloncejos de pesetas para actividades relacionadas con la prevención de riesgos laborales y, claro, los pobres acusados entendieron mal la concesión y confundieron prevenir con comer y laboreo con cachondeo. Por ello, no por otra cosa, que son mal pensados, justificaron  casi seis millones de pelas con unos cuantos almuerzos y una charanga carnavalera. Fue un error, repiten. Fue un error.

 

Los comisioneros tienen que vivir. Algunos se toman copas en hoteles de lujo, estilo Villamagna, y otros, más modestos, machacan partidas llegadas del erario público en comidas, viajes y dietas varias. Qué quieren ustedes. El gran jefe, Toxo, se pregunta, con la boca de piñón, para distraer al personal, si no será conveniente que el sindicato renuncie a cualquier ayuda estatal y viva con las cuotas de sus militantes. De la risa, oigan. Es que me da algo. Si esta muchachada que va de izquierdas y vive bien apegada a la derecha, tiene que apretarse el cinturón y renunciar a sus hoteles de cuatro o cinco estrellas, a sus viajes en AVE o en business, y a su disparatada manutención, me apunto a la guerra de Malí como enviado especial de El País. Venga.

 

Las equivocaciones de la izquierda se producen siempre por el costado que más les duele, el del dinero calentito. La boca sirve para equivocarse, pero sobre todo para manducar manjares caros y para expeler coartadas impresentables. Siempre habrá miedosos que se traguen sus embustes y fiscales que se arrepientan de sus acusaciones. Los jueces… Los jueces.

 

Un saludo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres