Blogia
Francisco Velasco. Abogado e historiador

CALLANDONES

  EL CONTENIDO DEL BLOG SE PUBLICA TAMBIÉN EN LA WEB

Moragas, Guerra y Viera. Diputados con escaño. Parloteadores de pasillo. Silentes de hemiciclo.

 

La democracia se empobrece a medida que en vez de parlamentar, se enmudece. Los tres congresistas callan como pobres y cobran como ricos. Principitos de lujo en un mundo plebeyo. Demócratas de piñón. Burgueses de bolsillo. De izquierdas o de derechas, la cámara baja es refugio de desocupados que representan lo más zafio de una sociedad que se derrumba víctima del peso del maldito desempleo y de la mala calidad de sus materiales de construcción.

 

Ni una intervencón ni una iniciativa en toda la legislatura. Ahí están viendo pasar el tiempo. Como la puerta de Alcalá pero sin arte ni historia.

 

Callandones ellos y pasota un pueblo que, en vez de denunciar ante los tribunales, se apoltrona frente al televisor o se violenta en calles y plazas entre movimientos pintorescos de patio de colegio.

 

Los recortes que sufrimos los ciudadanos de a pie son convolutos llenos de billetes en los diputados de altar. Viven a cuerpo de rey, viajan a precio de busines y comen langosta y bogavante como entremés de empresario.

 

Llevan la tira en su machito indecente. Hasta que su silencio deje de beneficiar. Si alguna vez tuvieron oficio, habrán olvidado su actividad. Ellos no se rozan con la clase votante. Pertenecen al privilegiado escalafón de los elegidos.

 

Se lo permiten y ellos, listos, aprovechan la dádiva. Total, todo se apura en la docilidad al líder y en la satisfacción del partido.

 

Después se preguntan por qué los políticos gozan de tan mala fama. Mejor que se muerdan la lengua. No sea que, como la tortuga de la leyenda hindú,quieran hablar y, al abrir la boca, se peguen el tortazo.

 

Menudos valores estamos enseñando a los chavales.

 

Un saludo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres