Blogia
Francisco Velasco. Abogado e historiador

SUSANA, LA BÚLGARA

 

 Griñán, el norcoreano. Susana, la búlgara. La interpretación psoecialista de la democracia no pasaría la primera prueba de solista o de grupo coral en ningún país civilizado. Los ecos de cuarenta años de dictadura se hacen sentir a estas alturas del siglo veintiuno. Con lo que censuraron a Aznar con la designación de Rajoy. Pues ahí tienen a Joe Tony Griñán coronando heredera a Susana Díaz. Con todos los avales apañados. Sin votación. La esencia de esta democracia orgánica es que el pueblo o las bases no emitan sufragio. A dedo y por unanimidad.

 

Planas y Rodríguez Salas están bebiendo la pócima elaborada por los sumillers de su propio grupo político empresarial. Ahora se quejan del amargo regusto del líquido que, antes, dieron  de beber a otros incautos. Si se sienten defraudados, que se fastidien. Casi nadie aprende en cabeza ajena. La única persona que, oficialmente, representa a los militantes del Pesoe es Susana. Así que, para pedir regeneración, pónganse en la cola de Génova, que allí el valor de la demagogia sale gratis. Las repulsas a Griñán se expenden en los chiringuitos montados por Rubalcaba y Lara a las puertas de la sede madrileña del Pp con el regalo de tomates y huevos para arrojar a Mariano. La izquierda frustrada por dentro se desahoga por fuera contra la derecha papanata.

 

La democracia orgánica española recuerda, cada día más, a la ley de sucesión franquista. Yo te nombro, tú me sucedes y nosotros nos repartimos la herencia. Para que nada cambie y nada se limpie. Susana la búlgara iniciará un nuevo período en Andalucía. No cabe duda de que, en adelante, el fondo de reptiles pasará a llamarse cumbre de buitres y/o cueva de ladrones. El cambio de collar en el mismo gato resume la praxis de los manijeros de San Telmo.

 

Un saludo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres