Blogia
Francisco Velasco. Abogado e historiador

JUECES SECTARIOS

 

  EL CONTENIDO DEL BLOG SE PUBLICA TAMBIÉN EN LA WEB

http://franciscovelascoabogado.blogspot.com.es

Leo la noticia en un diario digital. En la España del post-aznarismo, las serpientes se vuelven hidras y las lenguas destilan veneno mortal. La corrupción se viste con tela de calidades diversas. Si malo el político que se llena el bolsillo, peor el juez que hace gala de su potestad y nefando el fiscal que escarba en según qué estercoleros.
 
Un juez de la jurisdicción social ha hecho acto de presencia intimidadora en la política del PP. El hombre se dirigía a su domicilio y entendía que la única forma posible de acceder a su vivienda era pasar por la madrileña calle Génova. Lo mismo era su recorrido habitual y el señor gustaba de besarse diariamente con su rutina. El problema es que en esa calle, el PP tiene su sede central y la misma, como suele ser habitual, estaba tomada por la policía que evitaba que los manifestantes  de guardia, emisarios del esperpento partidista de la dizque izquierda de Serrano, se aglomeraran en torno al edificio.
 
Pero cómo se atreve la policía a impedir a un altísimo magistrado español a deambular por donde le salga de la toga y le entre por las puñetas. Esta policía no es democrática, mecaschis. El juez, al menos el protagonista de la historia, es un ser superior al que no cabe aplicar la norma que rige para el común. Su autoridad no puede ser cuestionada por unos funcionarillos del tres al cuarto a los que se recortan sus ingresos. Esa policía defiende al PP, exclama colérico el miembro del sanedrín judicial. Sin embargo, su ilustrísima, no. Como poco se posiciona junto a los adversarios políticos e ideológicos del Gobierno de la Nación. Y avisa a los agentes que quiere su identificación. Se van a enterar, parece que masculló el distinguido caballero. Menudos prepotentes, suspiró mientras se erguía majestuoso sobre el pedestal de su rango. Los ciudadanos no pueden atravesar Génova en momento puntual. El humilde juez, sí. El juez es modesto, sencillo, asequible. Los agentes, una panda de soberbios. A pesar de que les mostró su carnet profesional, los guripas se mantuvieron en su sitio. A dónde vamos a legar si los policías tratan por igual a todos.
 
Me pregunto qué sentenciará este ser extraordinario cuando los destinatarios de sus resoluciones respiren derechas o izquierdas o muestren signo alguno de superioridad económica. Me cuestiono si este esclarecido prohombre ha leído a Montesquieu o su conocimiento constitucional proviene de las declaraciones de Alfonso Guerra. Eso sí, que empapele a los números de los cuerpos y fuerzas de seguridad que osaron contrariarlo. Por encima de este juez, nadie, ni dios. Vivir para ver. A este paso, los juzgadores pretenderán imponerse sobre el Ejecutivo y el legislativo, de similar forma a como Gallardón quiere maniatar al poder judicial. Qué espectáculo. Vivir para ver.
 
Un saludo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres