Blogia
Francisco Velasco. Abogado e historiador

EL FASCISMO

 

EL CONTENIDO DEL BLOG SE PUBLICA TAMBIÉN EN LA WEB

http://franciscovelascoabogado.blogspot.com.es

 La dictadura elevada a su máximo exponente es totalitarismo. Cuando el profesor Luis Suárez califica de autoritario al régimen franquista, no hace sino aplicar la media a cuarenta años de poder. En restricción de libertades, no caben sumas ni divisiones. Sólo hay restas. No obstante, incluso Franco admitió la necesidad de legislar y, por eso, aunque la Constitución le daba dentera, se fabricó un sucedáneo y se hizo construir un parlamento a su medida. El franquismo fue, con permiso del referido historiador, una dictadura  que, eso sí, no llegó al totalitarismo.

 

Los fascismos son manifestaciones de una forma totalitaria de entender y de practicar la vida política. Y lo son porque reprueban la democracia y odian el parlamentarismo. Es lógico porque el fascismo se sustenta sobre un partido único de pensamiento monocolor que utiliza al ejército o, en su defecto, a la policía para imponer el régimen. Es posible porque la simbología dominante se basa en la existencia de un líder supremo al que se rinde culto porque exalta los sentimientos de una población que, a falta de pan, se convence del espíritu de Manitú. Es una realidad en tanto las crisis económicas conforman el semillero ideal para hacer germinar el odio de los más desfavorecidos a los que poco queda por perder.

 

A partir de esta estela de desgracias secuenciadas, el líder del partido conquista el poder. Ahora toca conservarlo. Perpetuarlo. Y para ello, la táctica pasa por crear clubes ultranacionalistas, asociaciones de jóvenes pacifistas con parabellum en cada mano, movimientos cívicos de mujeres comprometidas con la causa del progreso, somatenes de clérigos incondicionales de la causa y toda una guirnalda de colectivos adeptos. El líder se encarna como figura carismática de cariz teocrático, padre de la nueva nación, arquitecto del nuevo Estado, que salva y libera a la patria humillada.

 

Los derechos colectivos suplen a los individuales. Está claro que un régimen así instituido no puede permitirse el lujo de las libertades de expresión o de reunión. En todo fascismo que se precie, el individuo es un miembro difuso de una grey silente. Se exalta el sentimiento patriótico como broche que cierra la perla valiosa. El Estado lo es todo y a él se ha de supeditar la ideología. A su vez, ideología y estado proclamarán la primacía del partido triunfante.

 

En qué o en quién estaré pensando al compás de las susodichas reflexiones. En  Arturo. En sus declaraciones totalitarias: "no nos pararán tribunales ni constituciones". Casi nada. Nunca el Ejecutivo mostró su carácter fascista con más atrevimiento. Ni legislativo ni judicial. Montesquieu nunca existió.

 

El fascista "Mas" catalanoide se llama Artur. No reúne en su torno a caballeros. Sicarios. Peligrosos. Atención a lo que nos llega.

 

Un saludo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres