Blogia
Francisco Velasco. Abogado e historiador

PALABRAS CRUZADAS

 

EL CONTENIDO DE ESTE BLOG SE PUBLICA TAMBIÉN EN LA SIGUIENTE WEB)

 http://franciscovelascoabogado.blogspot.com.es

 De mal en peor. Ser esclavo de las palabras no comporta ser dueño de los silencios. El fundamento de las ideas está en la base de cualquier sociedad de progreso. El método socrático de la mayéutica nos enseñó, entre otras muchas cosas, la necesidad de exponer los pensamientos con grandes dosis de reflexión y de deducción. El medio era el diálogo y no la recitación unilateral. La contradicción lógica conduce al conocimiento. La enseñanza no puede ser sino un desafío permanente entre dos protagonistas que construyen realmente su obra de aprendizaje/enseñanza cuando ambos logran ingresar en el mundo del otro. Pobre del maestro que se atreve a inflar al alumno de conocimientos en vez de extraer del mismo sus inferencias lógicas. El sólo sé que no sé nada nos advierte de nuestra ignorancia pero nos convierte en seres pensantes.

 

A veces, los humanos no pensamos. Mordemos con nuestras palabras. Asesinamos el lenguaje y sacamos las tripas a nuestro interlocutor con el alfanje de la dialéctica. Los ataques al Juez Pedraz por parte de personajes políticos de todos los colores del arcoíris partitocrático constituyen una muestra de que, en política, el conocimiento es un bien escaso que se supedita al ladrido verbal y que pone en tela de juicio la verdadera esencia de un Parlamento.

 

Uno discrepará de la sentencia de este juzgador de la Audiencia Nacional. Servidor lo hace. Uno se removerá en su asiento leyendo alguno de los párrafos de este distinguido miembro de la jurisdicción española. Confieso que me estremezco de horror. Lo que uno, sin embargo, no puede hacer es descalificar al sujeto de los horrores por razones de sus afinidades afectivas, de su atuendo extravagante o singular o de sus opiniones desautorizadas.

 

Llamar pijo ácrata al juez Pedraz es un signo que aparece en la frente de los malos demócratas. Si la sentencia es un conjunto de frases panfletarias, se critica el texto, se apela y a otra cosa, mariposa. De ahí a ofender al autor de la resolución, media un abismo. Entiendo que el señor Pedraz se ha extralimitado con la expresión de “la decadencia de la clase política”. Ha metido la pata hasta el corvejón. Pese a ello, entre otras lindezas de parecido mal estilo, ningún papá de la patria puede subvenir a la esfera peyorativa de padrastro de los electores.

 

Lo curioso es que populares, socialistas, nacionalistas o de extrema izquierda coinciden en lamentar la herida de la decadencia de la clase política. Otras aberraciones como el desprecio a la policía, el archivo de las denuncias o la liberación de los imputados pasan a segundo plano de la polémica. A ellos no les importa sino que su dignidad se vea constreñida por el juez, por más que el sentir mayoritario de la sociedad coincida en este punto con el del magistrado.

 

Cosas veredes. Ande yo caliente y ríase la gente. No sé si el señor Pedraz es pijo ni ácrata. Descalifícase quien ofende de esta guisa. Más le valdría actuar con más tino, más ética, más coherencia y mayor rigor.

 

En vez de cruzar palabras como sables, parlamenten. Hablen. Dialoguen. Si no saben, pidan cita en los corrillos telecinqueños del cotilleo. Al menos, ya sabemos la naturaleza de la criatura.

 

Un saludo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres