Blogia
Francisco Velasco. Abogado e historiador

ESCRIBIR EL PRESENTE

EL CONTENIDO DE ESTE BLOG SE PUBLICA TAMBIÉN EN LA SIGUIENTE WEB)

 http://franciscovelascoabogado.blogspot.com.es

 

Poco y malo. Si como decía el clásico, escribir es ponerse a llorar, hacerlo sobre el presente lleva consigo el crujir de dientes. No hay manera de salir del atasco. El fracaso se cierne en el horizonte.



Los políticos ponen cara de corderos degollados pero la piel es de lobo feroz. Sus nóminas no sufren el fragor de la guerra. Muchos billetes y en su tiempo. La revista Hermano Lobo utilizaba como estribillo, a la pregunta cuándo saldremos de la crisis, “el año que viene si dios quiere”. Igualito que el cartel que se expone a la clientela de numerosas tabernas: “hoy no se fía; mañana, sí”. O sea, nunca.



Los economistas caminan por un similar camino de perfección. Los hay que diagnostican una patología y contra ellos saltan los defensores de tesis contrarias sobre la enfermedad y su origen. En cuanto a las recetas, imposibles conciliar las de unos y otros. Que si el ladrillo, que si las preferentes, que si el déficit, que si la mala gestión, que si el Plan E, que si el adelgazamiento de las Autonomías, que si el exceso de gasto. Y así. A partir de la relación de causas, alguna dará en la tecla. Cualquiera vale para pronósticos de este tipo.



Los periodistas realizan un modelo imposible de equilibrio inestable. Los llamados medios de derecha sirven de estribo, arbotante y botarel a las explicaciones del Gobierno. Sin embargo, ninguno cuestiona el por qué del incumplimiento contumaz de su programa electoral. Se carga las tintas sobre la Oposición y a quien san Pedro se la bendiga, pues eso. La prensa de izquierda, que me río de su catalogación, opera exactamente a la inversa. Los ataques al consejo de ministros son furibundos mientras que las excusas al quehacer de sus predecesores llenan páginas de incunables.



Los sindicatos mayoritarios elaboran teorías vanas sobre la creación de empleo. Andan cabreados por aquello del recorte de sus millonarias subvenciones y, desde esta óptica, arremeten contra el dueño de la motosierra. Ellos quieren seguir viviendo del paisanaje a pesar del incendio que ha asolado al paisaje. Contribuyeron a la quema de bosques y pretenden trasladar sus bártulos a una selva virgen de cenizas. Venga ya.



La ciudadanía apuesta, como de costumbre, a perder. Se lamenta en general. Grita en grupos aislados. Toma la calle al compás de consignas de los maniobreros oficiales. Alborota en presentaciones oficiales. Amenaza a gobernantes de la derecha y mira al cielo cuando es la izquierda la que fulmina los derechos de los trabajadores. Asalta supermercados en un alarde de desvergüenza a fin de que las portadas recojan fotografías para la eternidad. Convierte la esencia en accidente y elevan la circunstancia temporal a asunto de fondo social.



Este comentarista encuentra motivos para despedir sus artículos a modo de ERTE. Escritura de retirada temporal de escritos. De inmediato, reflexiono y me digo: cómo voy a sacarme la mala leche que me provocan los bandidos que han destrozado mi país si no digo en voz alta lo que me atormenta en voz baja. Hala. Sigo adelante aunque sólo sea por conectar con unos cuantos cabreados idénticos. En esas estamos.



Un saludo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres