Blogia
Francisco Velasco. Abogado e historiador

DE GALLINAS Y SINECURAS

 

EL CONTENIDO DE ESTE BLOG SE PUBLICA TAMBIÉN EN LA SIGUIENTE WEB)

 http://franciscovelascoabogado.blogspot.com.es

 La sinecura es un empleo retribuido que ocasiona poco trabajo. Algunos malpensados la asocian al funcionario. Grave error. El que algunos empleados públicos rindan poco no hace al colectivo sujeto de sinecuras. Todo lo contrario. El funcionariado puede enorgullecerse de su condición y a la función pública ha accedido merced a su esfuerzo y después de superar la difícil carrera de obstáculos, léase oposiciones, que la legislación prevé y establece.

 

La Ley 1/2011 de la Junta de Andalucía se conoce popularmente como la ley del enchufismo. Firmada por Griñán, otorga rango de perpetuidad a la corruptela social y política más indecente que ha contemplado esta Comunidad Autónoma. Instada por Chaves, esta ley supera en maldades al malhadado asunto del fondo de reptiles. Alrededor de treinta mil personas se han beneficiado de la normativa para engrosar la administración paralela que, como guardia mercenaria de corps, remunerada con presupuestos públicos, ha creado el Psoe con la cooperación necesaria de Comisiones Obreras y de Unión General de Trabajadores.

 

La paralela administración psoecialista se conforma a base de agencias y de fundaciones de  cuyos hilos empresariales tiran los dirigentes del gobierno andaluz. Con la excusa dialéctica, vana y pueril, de la reordenación del sector público, los junteros han excavado un pozo de oro líquido y un nicho permanente de votos. Operación redonda en tanto el Psoe se asegura el poder durante decenios y se garantiza una financiación más que importante. Las protestas y manifestaciones de los funcionarios son papel mojado para estos chacales de la malgobernanza. Tiempo de tribunales de justicia. Ante el pisoteo de sus derechos y el atentado al Derecho administrativo, los recursos. Las sentencias vienen apareciendo de forma paulatina. Dan palos a Griñán hasta en el cielo de la boca. A poco que reuniera un poco de vergüenza, ya hubiera derogado la ley, puesto en la calle a los enchufados y dirigidos sus pasos hacia una isla desierta. Pero no. Ahí está, como la puerta de Alcalá, viendo pasar el tiempo.

 

La última resolución judicial afecta a dos de los estandartes de la paralela. A FAFFE y a EGMASA. Una fundación de amiguetes y una empresa que hace agua. El Tribunal Superior de Justicia de Sevilla y un juzgado de esta capital acaban de anular la integración irregular de miles de trabajadores procedentes de empresas públicas y otros entes –EGMASA y FAFFE- en dos agencias creadas bajo el amparo de la ley enchufadora defendida y fomentada por la consejera de Hacienda, la señora Aguayo, la misma que nada supo de las corridas de millones de euros en beneficio propio.

 

Así que los enchufistas y los sinecuras tengan cuidado. Hay curas que convierten a los gallos en gallinas. Por mucha paciencia que se tenga y por grande que sea el respeto a tiempos pasados, los gallitos gallineros tendrán que contenerse la lengua impía no sea que se traguen el pico. Es la diferencia entre un  cura honrado y un gallo que, en realidad, era una mala gallina.

 

Un saludo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres