Blogia
Francisco Velasco. Abogado e historiador

MOFA, BUFA Y BEFA.

 

EL CONTENIDO DEL BLOG SE PUBLICA TAMBIÉN EN LA WEB

http://franciscovelascoabogado.blogspot.com.es

Lo de FAFFE no es burla o desprecio o broma o escarnio o choteo o rechifla o pitorreo. Es mofa, bufa, befa y chufla. Compilados. Lo de FAFFE es un hecho que pone en ridículo a toda la Junta de Andalucía. No así a los jerifaltes de la misma porque ellos nunca tuvieron  vergüenza política y, en consecuencia, no conocen el sentido del ridículo.

 

Cuando la pandilla de amigos que desgobierna Andalucía, la de los EREs o Invercaria entre otros casos lacerantes, quiso reordenar el sector público andaluz, vaya que lo hizo a conciencia. No reordenarlo, no. Desordenarlo. Conducirlo al caos más absoluto. Si creen que por ignorancia, se equivocan. Por mala fe. Por el logro de un río revuelto donde pescar prosélitos. La Administración  paralela es la consecuencia más infame de este modo de proceder del gabinete de Chaves y de Griñán.

 

Las sorpresas no son tales en política. Son realidades que, no por inesperadas, dejan de provocar el acto reflejo de llevarnos las manos a la cabeza. Entre la maraña de golferías, el noticiario de actualidad nos trae una que no desmerece las anteriores y más publicitadas. Se trata de la Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía que declara nula de pleno derecho una subvención de 16 millones de euros (alrededor de tres mil millones de pesetas) que la Consejería de Empleo, la de Antonio Fernández, Viera y otros compañeros mártires, otorgó graciosamente a la Fundación Andaluza Fondo de Formación y Empleo, más conocida por FAFFE.  Pero bueno, y por qué es nula una subvención de esta cuantía en la región de las subvenciones más peregrinas. Cuestión de fechas, amigos lectores. Cuestión de fechas.

 

La Junta concedió la subvención a FAFFE una vez que la fundación había sido disuelta. Como si el presidente de la Junta otorga una subvención a MATSA, la de Paula, una vez que la empresa ha cerrado sus instalaciones mineras y despedido al personal. Pues eso. Se carga con una porrada de dinero a una entidad inexistente. La iniciativa de judicialización del fraude hay que atribuírsela al buen hacer del sindicato CSIF. A cada uno lo suyo. Se ha podido demostrar que la Consejería de Empleo regaló estos fondos millonarios a la extinguida FAFFE, organismo cualificado concebido, desarrollado y ensalzado a la sombra del enchufismo más procaz en el que los jefezuelos, remunerados como emires, fueron colocando a familiares propios y deudos ajenos hasta sobresaturar el mercado de empleados públicos.

 

A partir de ahora, el Servicio Andaluz de Empleo (SAE), destino de los trabajadores de la extinta FAFFE, deberá devolver el pastizal ilegítimo a la Consejería de Empleo. Y eso a qué se debe. A que la subvención fue nominativa a FAFFE y no asumida por el SAE. Cómo se les queda el cuerpo. Fatal. Como a servidor. Tanto enjuague en tiempos tan cortos sabe mal, muy mal.

 

A ver si alguien piensa que los de la Junta tienen la boca limpia pese a los colutorios continuados de los tribunales de justicia. Nada. Sucia. Negra. El empacho es sistemático y sistémico. Una faffe, digo una mofa, una bufa y una befa. Pura chufla.

 

Un saludo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres