Blogia
Francisco Velasco. Abogado e historiador

LA POLILLA

 

EL CONTENIDO DEL BLOG SE PUBLICA TAMBIÉN EN LA WEB

http://franciscovelascoabogado.blogspot.com.es

La polilla es un insecto saprófago. Come alimentos almacenados y gusta devorar el papel y la ropa. No se ha de confundir con el molusco bivalvo, conocido como broma, que ataca la madera de los embarcaderos. La polilla broma.

 

Una broma de mal gusto me parece la declaración de directores de institutos de enseñanzas secundarias acerca de su oposición a la implantación de pruebas de reválida para los alumnos que terminan cuarto curso de la ESO. Una mala broma y un peor chiste. Cómo que por qué. Porque revela el miedo institucional a que se descubra el estado agónico del sistema educativo español. Los informes PISA colorean de rojo la cara de los responsables de la educación. Bueno, la de aquellos que todavía pueden lucir blancura y no la negrura que afecta a los sojuzgados por sus malas praxis y se aquietan en la oscuridad de su noche para no ser señalados.

 

No es aceptable en un Estado social y de derecho que los directores de estos centros públicos basen su argumento de rechazo a la reválida en dos puntos: la disminución del número de titulados y el aumento de los índices de fracaso y de exclusión del sistema educativo. Iridiscente, que diría unos de los personajes caricaturescos de Forges. Pura filosofía logsiana aplicada. Confesión de la existencia de un colectivo de polillas que se ha apoderado de la sociedad. Vayan a paseo de pensamiento, peripatéticos de la rutina y del adocenamiento. Hay remedios y fórmulas decisivos para acabar con la plaga de larvas de mariposa que anidan en los armarios sin fondo de nuestro pozo de cobardía.

 

Si la reválida es la prueba del embarazo extrauterino de nuestra red de centros docentes públicos, ya sabemos que el nasciturus va a ser un ente amorfo, insulso y malvado al más puro estilo fernandoséptimo. Para parir sujetos de esta índole, mejor nos estamos quietecitos. Si disminuye el número de titulados de enseñanza secundaria, no será por la existencia de la prueba filtro, sino por que el tamiz no deja pasar a través de su cedazo piedras no pulidas porque no han querido pasar por la mano del tratador de lascas. En cuyo caso, la propedéutica habrá ejecutado su papel de cernidor de los futuros estudiantes de Bachillerato. Y así sucesivamente de universitarios que den lustre a nuestras apagadas facultades.

 

De otra parte, si el miedo de los directivos radica en que va a incrementarse el índice de fracaso escolar, se necesita ser cretino para admitir que ese fracaso no es sino la consagración del propio revés de la organización educativa. Así que en el caso de que las cifras sonrojen a los irresponsables, la sociedad sabrá mandarlos a picar piedra en vez de mantenerlos al frente del servicio más esencial para su progreso. Y todo ello en el marco de atención a la diversidad, de respeto a los valores, de educación por la paz y la salud. Eso sí, con arreglo a las virtudes que hacen de los seres humanos, personas, esto es, la capacidad de esfuerzo, de trabajo, de dedicación, de compromiso, de respeto, etcétera, etcétera.

 

En caso contrario, recomiendo proseguir las pautas que han oxidado el engranaje otrora limitado pero fluido de nuestra educación. Que no se saben las operaciones aritméticas, pues nada, ya las aprenderán. Que la lectura y la escritura son fárragos insoportables para estos chicos de la playstation, qué mas da si pueden ser campeones del mundo del ocio juvenil. De todas maneras, si los profesores aplican con un mínimo de rigor sus competencias evaluadoras y suspenden/reprueban a un número equis de alumnos, ya vendrá la inspección educativa a dejarlos en evidencia y a satisfacer las estadísticas triunfalistas del político mamarracho y sin escrúpulos que nos toque en desgracia.

 

Erradiquemos la polilla de nuestras instituciones o mañana nos quedaremos con las bisagras del ropero. Lo veo venir.

 

Un saludo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres