Blogia
Francisco Velasco. Abogado e historiador

CONTRACRÍTICAS

 EL CONTENIDO DEL BLOG SE PUBLICA TAMBIÉN EN LA WEB

http://franciscovelascoabogado.blogspot.com.es

El examen y juicio de alguien o del algo se denomina crítica. Tiene un mucho de censura y de reprobación y un punto de elogio.  En el segundo caso, los parabienes se suceden. En el primero, la sombra y la oscuridad provocan altos índices de adrenalina por combustión del cabreo del criticado.

 

El País, más psoecialista que Felipe y más de izquierdas que Lara, recoge en uno de sus titulares la intervención del ministro de Hacienda, señor Montoro, en el Congreso de los Diputados. El ministro fue descriptivo. En su descripción, el gobernante desnudó una realidad que desdice la categoría de un individuo o de un grupo, máxime si presumen de éticas imperturbables y de principios morales jamás decaídos. Ya saben que la virtud es patrimonio exclusivo de los halcones de la izquierda mientras que en los arcones de la derecha sólo se custodia la maldad.

 

En el periódico de Cebrián, que otrora condujo Polanco, la verdad y los valores se ciñen al libro de ética. Cualquier salida de margen constituye anatema. El fundamentalismo no se halla en el libro de las tres religiones. Ni hablar. Se guarda celosamente en el arca de la alianza de El País. Y ojo con salirse de página, que batracios y sérpidos se abalanzarán sobre los descarriados. 

 

Montoro refirió en su discurso parlamentario que algunos medios de comunicación dan lecciones de ética sobre amnistía fiscal y, oh, la la, deben a Hacienda cantidades millonarias. Algunos de ellos, digo yo, despiden a trabajadores escudándose en la reforma laboral que maldicen y despellejan al periodista de empresa que se atreve a contradecir al jefe y señor. El ministro actuó como suelen hacer quienes, a falta de mejores argumentos, recurren a los ataques personales. Esta argucia es humana y frecuente. Sutil y aguda, surte efectos.  Vaya que sí. Los críticos son puestos ante el espejo de su inanidad y el contraargumento genera consecuencias devastadoras. Resulta que el santo era un santón y que el Rasputín tenía de casto lo que José Bono de desheredado de la fortuna.

 

El País se da por aludido ante las palabras textuales de Montoro:   “En vez de dar tantas lecciones de ética a través de editoriales lo que tienen que hacer es pagar religiosamente los impuestos en los plazos pertinentes y colaborar de esa manera a corregir el déficit público y a financiar correctamente los servicios públicos”.

 

Y digo yo, ingenuo de mí. Acaso El País tenga deudas con Hacienda. Es posible que ponga en la puñetera calle a trabajadores con la indemnización mínima. Quizás salude la marcha de periodistas escaldados del libreto ético impuesto. Si es así, por qué no acepta la crítica con la misma galanura que reprueba las acciones del Gobierno del PP. ¿O es que las cosas le iban mejor cuando González y Rubalcaba tenían la llave de la despensa?

 

En esta vida, señor Cebrián, las virtudes conducen a los altares. Y usted, señor mío, dista mucho de subirse a la peana de los templos. Sin embargo, no le quito ni una de las cualidades que le han permitido subirse al carro del poder desde el franquismo hasta el postzapaterismo y sigue y sigue y sigue. Lo cual, a fe, que es equilibrio harto difícil de lograr.

 

Un saludo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres