Blogia
Francisco Velasco. Abogado e historiador

MASTERS EN CUIDADÍN CUIDADÍN

 

 Si es verdad lo del currículum de Juan Manuel Moreno Bonilla, el Partido Popular debe anular de inmediato la designación del personaje como candidato a la presidencia del PP andaluz y a la Junta de Andalucía. De inmediato. Ayer mejor que hoy. Sin remilgos ni contemplaciones.

 

No voy a entrar en si es verdad o es mentira. Ni si ha inflado sus méritos académicos. Es que me da igual. Lo que no se puede admitir es un atisbo de duda acerca de la honorabilidad del sujeto. Digo más: si el currículum que luce en la actualidad es auténtico pero pone de relieve que el currículum publicado durante el tiempo que lleva en política ha sido distorsionado, manoseado o manipulado, el candidato debe ser destituido ipso facto.

 

El problema de credibilidad de la clase política es insufrible. Si se engaña a los ciudadanos en la esfera personalísima, qué horizontes de fraude se observan en el ámbito público. ¿Acaso es una vergüenza carecer de titulaciones universitarias? Bajo ningún concepto. Por miles se cuentan los ciudadanos que jamás pisaron una facultad y, sin embargo, dan lecciones de cultura, de educación, de sabiduría, de sentido común, de lógica y de pragmatismo a quienes padecen la enfermedad crónica de la titulitis aguda. En cuanto a ética, para qué hablar. Hay que ser majadero para vender unos méritos no exigidos ni exigibles que, además de innecesarios, son falsos.

 

Quién puñetas puede confiar en este tipo de representantes. Si el hombre nació en 1970 y en 1995 ejerció de concejal en Málaga y de presidente de un distrito municipal en esa ciudad, por qué no explica qué estudios cursó hasta entonces. O qué oficios privados desarrolló hasta esa fecha. Si entre 1997 y 2000 fue parlamentario andaluz en la era Chaves, qué vida laboral en la empresa privada nos puede mostrar su señoría. Y de ahí al Congreso y a la Secretaría de Estado del Gobierno de Rajoy, qué más.

 

Todo apunta a que la carrera del todavía candidato se ha ceñido a lo público. Que es uno más de los cientos y cientos de jóvenes que echan el ancla en los comederos sociales de un partido y ascienden poco a poco en la jerarquía de la organización. Muy bien. Si es así, no les regateo méritos. Lo que se reclama es sinceridad, certeza, honradez. Puede ser tan capaz como el que más. No basta con ello. Conozco a multitud de capaces que son ladrones y no por eso se les eleva a altas dignidades del Estado.

 

Lo dicho. Si Rajoy se siente engañado por una posible alteración del currículum de este señor, mejor hará en revocar su nombramiento y enviarlo a lugares donde el engaño no sea vasallo de la justicia. Cuidadín con los “másteres” cuidadines. Se coge antes a un mentiroso que a un cojo. País de berzotas.

 

Un saludo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres