Blogia
Francisco Velasco. Abogado e historiador

SERVILISMO POLÍTICO

 

 El carácter servil va a algunos como anillo al dedo. No ya por adherirse ciegamente a algo o a alguien. No. Por el hecho de que esta adhesión es baja, sumisa, humillante. Suele ser propia de quienes hace de la corrupción un orzuelo que desaparece poco a poco. Indica la existencia de política y de analfabetismo mezclados en una urna de paredes opacas. De este modo, la prostitución del sistema no se deja ver.

 

El servil es, además, adulador que riega la semilla del soberbio sujeto al poder. Si encima uniforma su fachada con túnica negra ornada de puñetas y de escudos, la mala hierba engendra una enfermedad encubierta con flores de muertos. La vanidad así entendida provoca la ruina del alma y, a su través, el final de los principios y el principio de los finales. La democracia desarrollada es una dictadura que rinde culto a la personalidad de unos cuantos majaretas.

 

Álvaro Cuesta va a ser designado, si la sensatez y la justicia no lo remedian, vocal del Consejo General del Poder Judicial. Un señor que ha actuado durante muchos años como talibán al servicio del PSOE no podrá abjurar de su ideología y servirá, por mucho que disimule, a su señor. De esta manera, la independencia que se reclama al poder judicial será un papel mojado con la sangre de quienes dieron su vida por una sociedad libre. Y si digo de Cuesta, aplíquese el mismo criterio a los que han sido elevados a este rango merced al dedo tiznado del PP, IU o cualesquiera otras formaciones.

 

Es que resulta vergonzosa esta forma de tomarnos el pelo. Si al menos no hicieran declaraciones excusatorias, no advertiríamos el filo del puñal de la autoacusación. Estamos en las manos sucias de unos cuantos que se empeñan en exigir limpieza a los demás.

 

Y bueno, me pregunto, si el poder es judicial, por qué los nombrados no pertenecen todos ellos a la carrera. Bastantes catedráticos y abogados de fama dudosa saturan las salas del Tribunal Constitucional. Si nos referimos al poder judicial, jueces, por favor, jueces.

 

Y que servidor sepa, Cuesta no pasa de abogado de enclenque ejercicio profesional. Lo más destacado de su curriculum es su actividad política unidireccional: la de satisfacer los intereses de su partido. Además de dependiente, Cuesta es parcial, partidario, partidista, subjetivo y sujeto paciente. Muy paciente.

 

Un saludo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres