Blogia
Francisco Velasco. Abogado e historiador

LÍMITES A LOS MEDIOS

 Ignacio González es el heredero de Esperanza Aguirre en la presidencia de la Comunidad de Madrid. El político del Pp ha declarado la necesidad de establecer límites a las publicaciones periodísticas. Toma ya.


En la plenitud del mandato constitucional de libertades públicas, el jerarca madrileño comete una torpeza que deja entrever sus carencias democráticas. Oiga, la censura previa es una acción vinculada a regímenes dictatoriales e impropia de sistemas representativos de la soberanía popular.

 

Los límites a la libertad de expresión se hallan en el perjuicio que se cause a los derechos de los afectados. Éstos siempre tienen el concurso de los tribunales para lavar las afrentas sufridas. Volver a épocas medievales y al inicio de la Edad Moderna para reimplantar normas censoriales, es un dislate inabarcable. Los autoritarismos y los totalitarismos siguen gravitando sobre las mentes de los políticos más allá de las ideologías de los mismos. Hay gente que conserva entre vísceras el inquisidor que anida en su interior. Y no pocos terminan de enterarse de que el Estado no puede ser el gran Leviatán de intereses particulares de los poderosos.

 

Da vergüenza ajena escuchar palabras como las del señor González, don Ignacio. Podemos retomar la censura franquista o caminar hacia atrás en el tiempo. Lo mismo no se nota. Pero sí. En la dictadura de Pinochet, los sicarios del golpista llevaron a cabo tropelías y asesinatos de todo tipo. En este caso, me acuerdo de la periodista Matus. La policía secuestró todos sus libros antes de ser publicados. Guerra preventiva contra la libertad.

 

La eterna canción de los olvidos. Ciertos valores no pueden ser introducidos en los ciudadanos por la fuerza sino por el convencimiento. ¿Se entera, señor González? Váyase pues.

 

Un saludo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres