Blogia
Francisco Velasco. Abogado e historiador

ANTICIPARSE AL JÚBILO. ¿QUÉ JÚBILO?

 

EL CONTENIDO DEL BLOG SE PUBLICA TAMBIÉN EN LA WEB

http://franciscovelascoabogado.blogspot.com.es

 Que nos hemos cargado, entre todos, el estado de bienestar, parece poco discutible. Que todos colaboramos en su derrumbe, incontestable. Que la mala gobernanza es la gran culpable del desastre, ni que decir tiene. Que el pueblo olvidó la fuerza del voto en el zaguán del conformismo, indica su responsabilidad en la demolición.

 

La jubilación de los trabajadores se retrotrae, a este paso de involución, a los años del franquismo cuando, por ejemplo, los profesores se jubilaban a los setenta años y, a los pocos meses, la esperanza de vida de entonces reclamaba su cuota estadística y se los llevaba al otro barrio. Ni un ratito de descanso para celebrar con alegría moderada su merecida deserción del trabajo. Oscuros días propios de turbias legislaciones.

 

Algunos funcionarios, entre ellos los docentes y los policías, se acogían a un Real Decreto que permitía jubilarse a los sesenta años de edad y treinta y cinco de servicio efectivo. La norma sigue en vigor. Por poco tiempo. El hacha del Gobierno que recorta a los pobres y da vida a los poderosos va a segar la vida de esta norma que llenaba de júbilo a sus beneficiarios. El Pacto de Toledo se va a convertir en el marco de la nueva guillotina.

 

No se deja pie con cabeza. La jubilación parcial ha sido un fiasco y la jubilación anticipada será un triste recuerdo. Nuevas normas serán promulgadas pero los reglamentos dejarán el camino a los romanones de turno para que aquéllas pierdan su carácter y la clase política siga disfrutando de sus privilegios con tarjetas oro y gratis total.

 

Si la situación se llama crisis, yo la denomino exterminio. Si la coyuntura afecta a todos, yo digo que los sufridores somos los trabajadores, los pensionistas y los parados. Si los partidos políticos manifiestan su descontento con el actual estado de cosas, yo los llamo mentirosos y demagogos mientras sigan adheridos a sus prebendas de siempre, mantengan los asesores inútiles y disparen como el gran capitán con la pólvora del pueblo.

 

Que después de dejarse el cuerpo y el alma durante más de treinta y cinco años, la empresa Estado arrebate a sus empleados el júbilo consecuente a los trienios ejercitados, me parece una atrocidad. Ni la empresa privada más explotadora maltrata de esta manera a los que se desvivieron por su desarrollo. El precio de servir a la Administración Pública tiene mucho que ver con sus altos cargos. Cuanto más altos, menos cargas. Al fin y al cabo, como no es suyo, disponen del erario público como les sale del partido gobernante. Un dinero para mí, otro para la secta, otro para los adeptos y un corte de mangas para el pueblito.

 

Cada día, el júbilo se cuela entre las alcantarillas de la corrupción y de la ineptitud de nuestros –se los regalo- gobernantes de pacotilla.

 

Un saludo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres